Tuesday, August 01, 2006

Promoción del Cultivo de Caucho y Palma Africana en Colombia

El periódico Colombiano El Tiempo publicó hace poco un artículo sobre la posibilidad de expandir los cultivos de caucho y palma africana en Colombia. Titulado “Es necesario aumentar áreas de cultivos de caucho y palma para depender menos de las importaciones”, el articulo argumenta que al producir mas caucho y palma africana el país se beneficiará pues dependerá menos de los mercados globales. Vale la pena analizar un par de puntos antes de presentar el cultivo de esto productos como una de las alternativas viables para el desarrollo agropecuario Colombiano.

Primero, el alto nivel de importación no debe ser motivo para fomentar la producción local del producto importado. Con algunas excepciones, estamos importando porque en alguna parte del mundo alguien lo esta haciendo de una manera mas eficiente y barata. Contrario a lo que muchas personas piensan, el sector agrario es dinámico y receptivo a las demandas del mercado mundial. Si fuera tan rentable el aumento en la producción de estos productos, como el artículo lo sugiere, el mismo sector ya hubiera empezado a expandir la producción. El que todavía sean pocas la hectáreas cultivadas indica, entre otros, problemas de cultivo, procesamiento, transporte, y falta de financiamiento para estos proyectos de largo plazo. En otras palabras, falta de rentabilidad.

Fuera de eso, el artículo no menciona el impacto ecológico que podría tener el aumento de hectáreas cultivadas. La palma africana tiende a crecer en las costas Pacifica y Atlántica, lugares con invaluable riqueza ambiental. La expansión de estos monocultivos tiene el potencial de amenazar la diversidad tanto biológica como étnica (Palma Africana y las comunidades Afrocolombianas) de las zonas donde se cultivarían. De todas formas esta es una posibilidad entre otras, pues como es el caso en Tumaco, Nariño, la palma esta siendo plantada en antiguos potreros de ganado.

Aclaro que la idea de expandir la producción no es mala, la falacia esta en la justificación que se da para esta. Basados en las fluctuaciones del mercado y su posible rentabilidad, es que se deben tomar las decisiones de cuanto y cuando producir. Fuera de eso, pueda que el cultivo de palma traiga beneficios ignorados en el artículo. Beneficios tales como mayores fuentes de empleo, innovación e inversión en nuevas tecnologías, alternativas para cultivos de uso ilícito etc. Todos estos elementos se deben tomar en cuenta al promover políticas agrarias.

2 comments:

efrain said...

aunque en parte es cierto sobre el impacto ambiental, la idea es utilizar areas que ya han sido deforestadas para la ganaderia intensiva como el magdalena medio , con plantas de extraccion cercanas y centros de consumo a no mas de 500 km, rafamerchan muy buena su punto de vista, que a nuestro dto de planeacion no se le pase

Greg Vaughan said...

Para mí, más importante que los efectos ambientales de la palmicultura son los sociales. En muchos casos las grandes plantaciones se conforman despojando a la gente de la tierra. En tales casos, los trabajos "creados" por el proyecto consisten en convertir a pequeños terratenientes en peones sin tierra.

Adjunto mi traducción de un artículo del Espectador sobre el lado turbio de la palma africana.

http://agrarianideas.blogspot.com/2010/06/dossier-on-oil-palm-plantations.html